MARÍA ALONSO

LAS LETRAS DE LA CATRINA

El cáncer de mama irrumpió en la vida de María cortando de cuajo con la rutina de cualquier chica de 28 años que trabaja, le gusta salir con sus amigos, disfrutar de su familia y de los viajes.

Se siente “marcada de por vida por esta enfermedad a todos los niveles”: emocional, familiar y laboral. Siente miedo de su propia salud, de las pruebas médicas y revisiones así como a la pérdida de sus seres queridos. Sin embargo, María le planta una sonrisa al futuro pensando en que “sus pasiones superan sus miedos” como reza el dibujo de su espalda, diseñado con lettering, una de sus pasiones.

Participa en esta campaña para “visibilizar la enfermedad” y las necesidades que le surgen a los afectados de cáncer. “Es una enfermedad que una vez que llega, no se va”.

A pesar de todo, mis pasiones superan mis miedos