FERNANDO LÓPEZ

ESPÍRITU DE SUPERACIÓN

A Fernando la enfermedad le ha cambiado la vida en todos los sentidos, para bien y para mal. Aún recuerda el ambiente de la sala de quimioterapia y la impresión que le dio el conocer a tanta gente de diferente edad que estaban afectados por la enfermedad. Sufrió también por sus padres, ver como “se diluían”. Pero el linfoma de Hodgkin que le detectaron también le ha enseñado a ver la vida de otra forma, ahora le parece un lujo el “tener ganas de ir a tomar un café con los amigos”.

Es un enamorado del baloncesto, sobre todo de la NBA. Podría estar horas y horas hablando sobre la liga estadounidense y sus jugadores favoritos, así como de los actores del Hollywood de los años 40 y 50. Su alter-ego de Spiderman, representa al niño interior capaz de sobrepasar al gigante y encestar la pelota como consecución del éxito.

El cáncer sigue estando muy presente en mí pero no quiero que condicione más mi vida