CÁNCER DE PRÓSTATA

JOAQUÍN MARTÍN

Tres años y medio han pasado tras el diagnóstico del cáncer de próstata y aunque Joaquín no tuvo que pasar por tratamientos agresivos, sí está conviviendo con los efectos secundarios que tiene una prostatectomía.

“Procuro que no me limiten las complicaciones que me ha dejado la operación, aunque es muy incómodo”. Los médicos le dieron un plazo aproximado de seis meses para eliminar las secuelas pero “tres años después sigo igual”.

La mujer de Joaquín también sufre ahora efectos secundarios de la operación de cáncer de mama que tuvo hace 14 años. “Ahora mi mujer tiene linfedema y tengo yo que ayudarla a vendarse. Tiene totalmente limitado el movimiento del brazo derecho por este motivo”.  Ambos han visto sus vidas marcadas por la enfermedad  y conviven ahora con los efectos secundarios de las cirugías, eso sí, sin permitir “que esta situación les incomode más de la cuenta”.

Tanto mi mujer como yo sufrimos efectos secundarios de las cirugías