CÁNCER DE MAMA

YOLANDA MORALES

Yolanda se siente bien ahora que ha terminado la quimioterapia. “Había días que lo pasaba muy mal porque las sesiones me dejaban K.O.” Pero también la radioterapia y la hormonoterapia le han dejado efectos secundarios, aunque a menos de un año de su diagnóstico de cáncer de mama ha vuelto a trabajar. “La empresa no me ha puesto ningún problema para volver a trabajar. Se están portando muy bien y me están dando mucha flexibilidad para poder ir a las revisiones”.

Reconoce Yolanda que el cáncer le ha cambiado. Tiene la agenda llena de citas médicas. “Me fastidia ser una paciente oncológica de por vida” y tiene mucho miedo a la recidiva. Sin embargo, también ha aprendido de esta experiencia a controlar su carácter, tener más paciencia y a ver todo de una forma más optimisma. “Mi familia ha sido mi gran apoyo”.

En este año ha sido muy intenso para ella. “He aprendido a normalizar la enfermedad y a intentar llevar mi vida como antes”. Al ser un cáncer de mama, las cicatrices las ha podido ocultar aunque “siempre he hablado de mi enfermedad abiertamente”. Está pasando por esta experiencia con la sensación “de que todo el mundo se porta muy bien contigo”.

Me he concienciado en hacer deporte y estar activa para poder superar los efectos secundarios de los tratamientos