CÁNCER DE CAVUM

PUY CONTRERAS

Puy lleva cinco años con cáncer de cavum, una tumoración maligna de la parte superior de la faringe. A pesar de la gravedad de la enfermedad y de la agresividad de los tratamientos, tanto su familia como ella han intentado no dramatizar esta situación y “sufrir lo menos posible”, aunque la angustia que pasó durante el primer tratamiento fue grande.

“Yo trabajaba cuando me diagnosticaron, pero ahora el cáncer me ha dejado incapacitada laboralmente. La vida me ha cambiado totalmente desde entonces. Llevaba 30 años corriendo todas las mañanas, yendo a trabajar, llevando mi casa adelante… A día de hoy tengo más limitaciones en mi vida diaria”.

Sin embargo la enfermedad ha unido más a la familia y han “hecho piña” para apoyarse los unos a los otros. “Mi marido me ayuda mucho”. Aún así, a Puy no se le quita de la cabeza el sufrimiento que sus hijos están pasando por ver a su madre enferma.

Puy habla segura y con tranquilidad de su cáncer, y reconoce que “vive con paz la enfermedad. Tengo la esperanza de que todo va a ir bien. Lo que sí he notado es que el cáncer me ha hecho más dura”.

Ahora vivo más el día a día. El día que no tengo dolor es un regalo

María, la hija de Puy, ha querido acompañar a su madre en esta sesión de fotos, y por supuesto, aparecer con ella.